Je respire encore/aún respiro

Los medios de comunicación ejercen un rol fundamental en la visualización del fenómeno migratorio: las imágenes que producen alimentan, en su mayoría, estereotipos y prejuicios al asociar el fenómeno, por un lado, a criminalidad e ilegalidad y, en otros casos, las imágenes tienden a anular la persona ocultando su presencia detrás de la conmiseración, mediante imágenes con tonos inclines al victimismo, por ejemplo, enseñando las personas migrantes en el momento en que son rescatadas, que subyacen rendidas, sin fuerzas, o muertas. Las imágenes que recibimos de la migración en Melilla, en la misma línea, alimentan estas dos visiones, presentando a las personas migrantes en unos casos como criminales que “asaltan” la valla e invaden el territorio y en otros como víctimas sin voz. Estas imágenes tienden a ser el resultado de un trabajo que se limita a la construcción de un producto abarrotado de tópicos y “vendible” a la prensa.

 

 

Es indispensable un cambio de perspectivas con el fin de proporcionar una imagen distinta de la persona migrante. Esta imagen se puede obtener sólo haciendo hincapié en la implicación de las personas protagonistas, artífices de la construcción de su imagen, una imagen que, en definitiva, debe ser producida por los mismos protagonistas y/ o en colaboración con ellos y ellas. De igual forma, se pretende subrayar la la idea de que las mismas personas migrantes pueden construir su propio relato, como forma de resistencia y que su capacitación para relatar su discurso es una forma de oponerse al discurso dominante.Estas fotografías son el resultado de un taller de fotografía que se ha llevado a cabo entre agosto y septiembre de 2014 con personas migrantes que residían en el CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes) de Melilla. El taller se compone de una serie de clases teórico-prácticas, ejercicios fotográficos, debates en grupo, presentación de trabajos y salidas a la ciudad, por un total de unas 30 horas; entre otros ejercicios en clase, realizamos una serie de retratos de los participantes de manera colaborativa con los mismos protagonistas, partiendo de textos que ellos escribieron a lo largo del taller. Los retratos son descripciones hechas en primera persona partiendo de un texto que describe el estado de ánimo y las emociones contrastadas que viven las personas migrantes en el momento del taller.

 

 

En el taller se realizan salidas a la calle, se escriben textos y se realizan retratos de estudio. Los retratos son descripciones hechas en primera persona partiendo de un texto que describe el estado de ánimo y las emociones contrastadas que viven las personas migrantes en el momento del taller. Su estancia en Melilla puede durar meses o años, dependiendo de una serie de aspectos relacionados con su procedencia y su estatus. La lejanía de su hogar, la llegada a Europa o la convivencia en el centro son algunos de los temas que se repiten en sus narraciones y que son puntos de partida para realizar los retratos. Aunque las fotos del seguimiento del taller han sido realizadas por nosotros, en los retratos se añade entre los autores el mismo retratado ya que las imágenes están construidas en el aula con el fin de brindar una imagen que sea fiel a su narración..

 

 

Los participantes provienen de distintos países y llevan, en el momento del taller, pocos meses en la ciudad. Algunos han alcanzado la ciudad saltando la valla que divide Melilla de Marruecos, mientras que otros lo han hecho escondidos en coches o con documentación falsa, pasando por los pasos fronterizos. Todos conviven en el espacio del CETI, un centro que acoge a más de 1000 personas en el momento en el que se lleva a cabo el taller.

Ficha técnica
Cantidad: 40 fotografías
Tamaño de las fotografías 20x30cm
Técnica utilizada: fotografía y edición digital; fotografías en doble exposición..

 

 

El proceso del taller y los retratos han sido editados e impresos y forman parte de una exposición titulada "je respire encore/aún respiro". El título está sacado de una carta que uno de los participantes dirige a su madre. Las palabras "je respire encore" pueden ser interpretadas como una manera de contar que, a pesar de las dificultades encontradas él "aún respira" y aún tiene las fuerzas para seguir adelante. Las imágenes han sido expuesta en la Fundación 3 culturas del Mediterráneo (Sevilla) y en Mercao Social y Cultural (Granada).